Jan G. Otterstrom F.

Home About Jan Poems Books Order Online Gallery

Los telares de Jan Otterstrom

        Luis Suardíaz 

Este diario es tu vida
 que mengua, tu texto
 el tejido de mi vida en mi telar,
 inventa barreras para evitar
 el contacto con nuestra inteligencia,
 hay soledad en nuestras palabras

                                                    J.O.

No es usual en los tiempos que corren  conocer a poetas muy atareados que lleven diarios,  menos aún lo hagan con religiosa constancia y en los cánones po&eac= ute;ticos. Este es el caso de californiano Jan G. Otterstrom, nacido  el l8 de octubre de 1944, cuyos pr= imeros años transcurrieron en La Jolla cuando aún vivía allí un mito de la novela negra y en sentido general  un estupendo escritor: Raymond Cha= ndler.

Los refranes clásicos o nacidos= de experiencias contemporáneas, no siempre dan  en el clavo, recuerdo que en mi adolescencia escribí algunas libretas con mis modestas peripecias cotidianas que hoy en día moverían a su risa por sus ingenuas pretensiones. Fue por entonces que una revista me trajo esta reflexió= ;n: únicamente los jóvenes pasivos escriben diarios… los de= más no tienen tiempo. Pero eso no vale con Jan, como veremos más adelant= e.

También en mi mocedad leí  algu= nos ensayos sobre un célebre ginebrino que acostumbraba a dejar escrita = la estela de sus días con tal puntualidad que al final de su vida había llenado no menos de dieciséis mil páginas. Sobre  ese raro personaje recu= erdo un libro aún vigente: Amiel= o la incapacidad de amar, de Gregor= io Marañón, quien  con  justicia le da crédito a un cubano que mucho estudió el tímido super diferenciado,  me refiero a José de la Luz León. Para Freud esa vida  volcada en el papel, como otras menos  explícitas, pero igualmente traumáticas, podrían considerarse la vía de escape de un impulso coartado en su fin. Pero como en el caso de Samuel Feijóo las páginas de Jan conforman el diario abierto de un hombre que ha recorrido el mundo, desempeñado oficios, profesiones, cargos, se ha casado en dos ocasiones y tiene la suerte de contar con once hijos y quince nietos
       &= nbsp;    Ya en su primera juventud estudió un tiempo en Europa y comenzó = su aprendizaje de otras lenguas, especialmente el francés. En la Brigham Young University, Provo, Utah completó sus estudios de economí= ;a y literatura y obtuvo el premio Hart-Larson de poesía en 1967. En  l97l se doctoró en derecho = en la Universidad  Gonzaga de Washin= gton. Dos entregas poéticas ratificaron&n= bsp; su temprana vocación literaria: Burning Bush de l985  y Particles of Thought de l988 y en= la primavera de l995 editó en San José Costa Rica —lugar d= e su residencia  en  los últimos quince años— Ibis of imagini= ngs, su diario poético de l965 a l994.