Jan G. Otterstrom F.

Home About Jan Poems Books Order Online Gallery

Suite de la Habana- Havana Suite( Edición bilingüe )

 

Online Version

 

 

 

En suite de la habana,naturaleza,familia,origen,medio social,relaciones humanas,ideas y sentimientos confluyen y convocan a un reconocimiento del ser en cuanto proyecta y retiene.sujeto a la palabra, imagen derivada de la luz,que lo inclina a la meditación y reflexiones,el poeta Jan Otterstrom recupera sus experiencias y conocimiento labores que ha de compartir con quienes hallan en la escritura un continuo aprendizaje: descubrir nuevas teorias sobre / Los limites,nuevos medios propios...En la constancia / De los hechos y las cosas.Versos de una limpida,sutil aproximación al misterio que en la palabra devela visiones de su espiritu.

Pablo Armando Fernadez

La poesía de Jan Orterstrom no es una poesía artificiosa, sino la de un hombre que, deforma directa, va con prisa e intenta captar instantes de su andar incansable. Como él mismo dijese en sus versos: soy un trotamundos / con su diario destruido. Ojos que se adentran en lo cotidiano donde nada le e extraño: La música, el hombre, los elementos de la naturaleza, otras tierras.
Su poesía, libre de ataduras formales fluye como su ser, no está sujeta a
reglas y se pregunta
¿será poesía lo que estoy haciendo? / pero no puedo alimentarme de palabras / ni dormir bajo un techo de libros.
Es el hombre con sus preocupaciones universales: el tiempo. el amor, la vejez. la muerte. A veces, aparece atrapado entre las redes de la duda: Mi decisión aún está en la brisa: capaz de expresar: siempre me gustó acostarme en el techo para dormirme allá en el firmamento.
La connotación social se denota en sus versos: la madre artrítica de los pueblos que lloran sus muertos, inclinada sobre el bar de la fe. Es el hombre escéptico que nos dice: Soy un bohemio en el exilio, vengo de ningún sitio / estoy harto de sueños...
A braza una ciudad y a esa ciudad dedica, a manera de piezas instrumentales, diez de los poemas de este libro. Ellos son la visión del autor acerca de La Habana con sus murmullos marinos, la alegoría a esas flores que quizás desaparezcan por falta de raíz o entreguen su semilla a otra primavera, la visión del ron, y ollas con caldosa hirviendo / le dan paso a un nuevo año de vigilancia colectiva, allá lejos las aguas más azules esconden secretos enigmáticos, el Capitolio como huesos disecados, mármol grisáceo... Continúa su rejuego visual con el Paseo del Prado. mientras la ropa se seca en los andamios destrozados / batida por el viento. Ciudad donde piratas / y vendedores de esclavos han anclado.
Como en inusual fresco, se imbrican las imágenes y la ciudad se desnuda, los ojos del poeta la acarician y al decir de Ernesto cardenal, en su Canto Cósmico, está consciente de que los ojos los creó la luz/para que la vieran! La tierra salió del sol (y su agua). Del sol es esta agua. con su vida, y sus colores /ysu luz.
Y esa luz son los ojos de Jan Otterstrom, con su visión que nos transporta
a esta, La Habana, que es también parte de su yo poético, convertido en suite para la ciudad.

ISIS LEYVA ACOSTA.